27.4.10

Fisioterapia en la tercera edad: Patologías


Que dicen amigos... como les va? Antes que nada tengo que pedir perdón ya que esta entrada la había prometido para la semana pasada pero dado el poco tiempo que he tenido recien la publico hoy. Me puso muy contento por las críticas que recibí la semana pasada con respecto al tema de la tercera edad, algo que dejo de ser materia pendiente en mi blog. Agradezco a Sandra por su mail: te cuento que lo recibi con mucha alegría y es tu mail como así también de cualquier lector los que me motivan a seguir con esto. Como te dije en dicho mail Sandra, mi blog esta a tu disposición y cuando necesites algo podés contar conmigo, tanto vos como todos mis lectores. En lo que pueda ayudarles sobre la carrera, sin duda lo haré.

Bueno basta ya de introducción y vamos al grano, tal como cite la entrada anterior, hoy voy a desarrollar las diferentes patologías que se pueden presentar en esta etapa de vida la cual denominamos TERCERA EDAD.


PATOLOGÍAS OSTEOARTICULARES


ARTRITIS REUMATOIDEA: Esta patología en edades avanzadas tiene una particularidad debido a que se presenta de forma ásimetrica tanto en las articulaciones proximales (hombro, cadera) como también en articulaciones distales (mano generalmente con deformidades). En su rehabilitación podemos distinguir dos fases para su tratamiento:

Fase aguda: En esta fase es esencial el resposo en cama, siempre y cuando èste sea el correcto, en una posición cómoda y lo mas ideal posible, teniendo sumamente cuidado con las escaras y otras precauciones que pueden surgir en el momento. Lo acompañamos con movilizaciones para evitar la atrofia muscular que se puede presentar en días prolongados de reposo.

Fase crónica: En esta fase es bueno agregar a las movilizaciones actividades físicas sin que estas sean de alta exigencia, es muy díficil encontrar ese equilibrio entre el reposo y la actividad en la tercera edad, tengamos en cuenta que la inactividad es una seria enemiga, porque la atrofia gana terreno muy rapidamente a esa altura de la vida. La hidroterapia puede ser nuestro gran amigo en el tratamiento, ésta ciencia nos ayudará a ejercitar como así también vencer la rigidez que puede padecer nuestro paciente.



ARTROSIS: Nuestro tratamiento se va a basar en dos puntos fundamentales, disminuir el dolor y aumentar los rangos articulares afectados. Para esto vamos a valernos de movilizaciones, utensilios de fisioterapia como ultrasonido, tens, masajes relajantes, termoterapia y estiramientos analiticos.


OSTEOPOROSIS: En el anciano existe una perdida de masa ósea (en las mujeres en período de menopausia se hace mas notable) lo cual hace menos resistente el hueso y por ende lo hace mas vulnerable ante fuerzas de presión. En esta enfermedad no hay fórmula mágica, se basa más en la higiene postural acompañandolo de ejercicios físicos. Algunos consejos son:
  • Levantar objetos del piso flexionando rodillas y cadera, evitando cargar toda la presión y fuerza en la columna lumbar.
  • Cuando cargamos distintas cosas, lo debemos hacer con las dos manos, evitando el trabajo excesivo. En objetos pesados es mejor empujarlos que llevarlos a cuesta.
  • Para corrección de postura: en bipedestación vascular la pelvis y en sedestación emplear sillas rectas, no excesivamente bajas ni tampoco altas.
Si nuestro paciente tiene una osteoporosis muy avanzada, entonces tendremos que trabajar sobre su metabolismo aumentándolo para que suba la llegada de nutrientes y oxígeno al hueso. Nos valemos de movilizaciones, magnetoterapia para la reconstrucción ósea, podemos emplear masajes para crear efectos de vasodilatación; en fin; tenemos armamento para atacar con buen arsenal esta patología.

PATOLOGIAS RESPIRATORIAS

Desde este punto de vista nuestro paciente sufre una serie de cambios fisiológicos los cuales tenemos que frenar su avance para que estos poco a poco pasen a ser patológicos. En esta etapa de vida empiezan a disminuir todos los vólumenes pulmonares y se ve afectado por ende el intercambio gaseoso.

Esto se traduce a que nosotros como su profesional de confianza tenemos que hacer una profilaxis y una fisioterapia respiratoria adecuada.

En la prófilaxis tenemos que tener cuidados posturales, mantener la permeabilidad de las vías aéreas, una ventilación adecuada, verificar su hidratación y tener cuidado con el medio ambiente que lo rodea.

Si hablamos de fisioterapia respiratoria va a a ser clave los drenajes posturales acompañado con una correcta educación del mecanismo de la tos para eliminar secreciones y evitar infecciones.

PATOLOGÍAS TRAUMATOLÓGICAS

Fractura de Cadera: Mucho cuidado con este tipo de fractura que tiene una alta incidencia en estas edades y posee una alta mortalidad. En su fisioterapia hay que trabajar con mucho cuidado, fortaleciendo primero la musculatura que interviene directa e indirectamente en dicha articulación, para eso va a ser muy importante el uso de cadenas musculares; para luego una vez cumplido esto, una reeducacion lenta, gradual y progresiva de la marcha, utilizando elementos complementarios para el caso en concreto previo trabajo en paralelas.

Fractura de Colles: Fractura que también se da en los jovenes, no difiere mucho su tratamiento a una u otra edad pero con los cuidados pertinentes que en edades avanzadas se requiere. La fatiga en los ejercicios y entender que ya la fisiologia articular no es la misma que hace 40 años atrás, es clave para saberse manejar en el tratamiento.

Sindrome Post-Caida: Ya que las caídas en esta etapa de la vida son a veces muy traumáticas para nuestro paciente, es muy importante trabajar de a poco los movimientos, no apurarse, tener paciencia y por sobre toda escuchar a nuestro paciente y ser una especie de psicologo en cada ejercicio para saber que grado de miedo pueda llegar a tener en cada actividad para poder comprenderlo y emprender un tratamiento adaptado a sus miedos y necesidades. PACIENTE QUE EN LA FISIOTERAPIA SE SIENTE MAL, CON MIEDO, APURADO, ES PACIENTE QUE SEGURAMENTE NO VUELVE MÁS AL CABO DE UN TIEMPO PRUDENCIAL.

PIE GERIÁTRICO


Las alteraciones de la marcha que se sufren con el paso del tiempo, las diferentes zonas de presión, y los problemas vasculares que acompañan hacen de esto un combo que puede derivar a infecciones o patologías de diversa índole los cuales nosotros como kinesiologos podemos evitar. Tenemos que empezar brindando a nuestro paciente consejos adecuadados para el cuidado de su pie tales como :
  • El calzado tiene que ser cómodo, no puede quedar apretado
  • Lavado correcto y secado minucioso interdigital para evitar micosis
  • El cortado de uñas dede ser estricto, no dejarlas tan largas ni tampoco tan cortas, limpiarlas adecuadamente
  • El calcetín tiene que permitir la transpiración
  • Ejercicios siempre y cuando se pueda son bienvenidos, caminar en puntas de pie y de talón 2 a 3 veces por día para ejercitar musculatura del pie.
Una vez instaurada la patología, ALGO A LO QUE NO DEBEMOS LLEGAR!!!, no nos queda otra que iniciar el tratamiento fisioterapeutico del pie geriatrico que puede incluir:
  • Ejercicios respiratorias
  • Reeducación de la marcha
  • Utilización de órtesis si es necesario
  • Ejercicios de la musculatura vecina del pie como también del pie en concreto
Bueno espero que esta breve introducción les haya servido y sea de gran utilidad para sus pacientes, tengan paciencia en su tratamiento, los efectos no se ven de un día para otro, llevan su proceso. En esta etapa todo es a paso lento, es por eso, que no tenemos que desenfocar. Creo que a mi entender es una de las especialidades donde más se cumple la regla de oro de los kinesiolgos, la regla del "LENTO, GRADUAL Y PROGRESIVO"

    1 comentario:

    Anónimo dijo...

    Muy bueno lo que haces... es de buen profesional compartir lo que uno sabe con sus colegas... muy interesante tu articulo... saludos!

    Related Posts with Thumbnails