18.10.09

Accidentes Comunes al aire libre: Supervivencia

Hola a todos mis amigos lectores, como están? ... En estos días estuve meditando sobre que informe podía publicar para compensar a la platea masculina en oposición al informe sobre "Tacos Altos, moda y.. salud?" echo semanas atrás para el público femenino, y llegué a la conclusión que algún tema relacionado a la supervivencia les sería de su agrado, aunque no sé si con ésto quedarán conformes, pero bueno, al menos es aconsejable morir en el intento. Pero... "don´t worry girls", esto no se trata de guerra de sexos porque la supervivencia hoy por hoy es unisex y no sabe de discriminación.
Personas que viajan constantemente o practican turismo aventura deben considerar la posibilidad de que tarde o temprano puedan sufrir alguna lesión lejos de algún lugar poblado o sin los utensilios necesarios para este tipo de emergencias. No es que sea negativo, pero bien dicen que "prevenir antes que curar".
Es útil, tener la premisa de llevar a cabo un curso de primeros auxilios cada dos años, ya que las técnicas se van actualizando a través de tiempo, por ende hay que asesorarse.
Entre las lesiones que nos pueden aquejar están: mal de altura, lesiones en miembros inferiores (muslo, rodilla, pierna) y los problemas genito urinarios entre otros varios. Por lo pronto voy a desarrollar las lesiones de M.M.I.I.
En la región del muslo se pueden producir infinidad de lesiones, pero las más importantes son las que tienen como protagonista al fémur. Una fractura de dicho hueso nos puede comprometer seriamente. Una víctima puede perder hasta 2 litros de sangre en hemorragía interna por lo que puede llevar a la muerte. Ésta causa-efecto la podemos evitar estabilizando la fractura, para ello hay que buscar ruidos, crepitaciones, hinchazón o deformidad en la parte del dolor intenso, y prestar mucha atención a la presentación del muslo en el accidente en cuanto a rotaciones anormales o alguna posición anatómica anormal. Si uno se encuentra sólo la dificultad será aún mayor, pero si esta acompañado deberá hacer una tracción manual.
Lo correcto es tomar el tobillo y tirar en forma recta y suave, de esa forma se aliviará un poco el dolor y limitará la perdida de sangre. Al estabilizar la fractura evitamos que pueda transformarse en expuesta, y disminuimos el daño a los tejidos blandos. Una vez cumplido ésto, pasamos a entablillar toda la pierna.
Se puede colocar una manta entre medio de las piernas y luego fijar ambos miembros con trapos, pañuelos o cordones desde la cadera hasta los tobillos. Otra ópcion positiva es colocar tablas o elementos sólidos o firmes a ambos lados de la pierna, fijando a modo de férula. Siempre es necesario controlar la circulación mas allá de la lesión, aflojar cordones y no quitar calzado aunque puede cortarse la punta del zapato para vigilar irrigación. Durante el traslado no apoyar el miembro lesionado y si estamos sólos, improvisar muletas o algún bastón con ramas o troncos de pequeño diámetro.
En la región de la rodilla son frecuente las lesiones cuando los miembros inferiores no están preparados para soportar mucho peso o caminar por terrenos irregulares. Dichas lesiones pueden ser: fracturas, esguinces, luxaciones, etc. Nos daremos cuenta de la misma por la sintomatología que sintamos al realizar la función articular.
En dichas circunstancias la palpación juega un papel importante en la rótula porque pueden sugerir algún tipo de fractura. Una rótula desplazada hacia la parte externa con rodilla flexionada indica luxación. La inflamación, en cambio, puede significar desgarro o esguince. Ante situaciones así se debe relajar los músculos del muslo y enderezar suavemente y con paciencia la rodilla. Luego envolver la pierna con una férula alrededor de la articulación, tratando de inmovilizar la totalidad del miembro inferior. Como dijimos anteriormente, en todos los casos debemos improvisar un bastón para evitar pisar, y vigilar muy de cerca la circulación en caso de entablillar.
En la región de la pierna obraremos ante dificultades de la misma manera que las anteriores. La salida ante fractura, es corregir mediante una tracción tirando el tobillo. Si sólo peroné se fractura y la tibia está ilesa se podra caminar con bastón previa inmoviliación por supuesto. Si es en el tobillo la lesión, si se puede dar unos pasos sugiere esguince( en general es producto de torcer el pie hacia adentro ), ahora si ya no puede caminar es fractura, la cual se presenta con inflamación inmediata y dolor al palpar.
Lo que tenemos que hacer es envolver el miembro con una venda elástica en forma de ocho, y si necesitas más compresión, agregar una almohadilla en forma de "u", confeccionada con algún material como goma espuma, etc. Para entablillar una de las formas más sencillas y prácticas es utilizar un aislante de bolsa de dormir.
Esta más que claro y lógico que si nos introducimos en este tipo de deportes tenemos que contar con utensilios que nos salven de situaciones riesgosas y complejas, tales como celular o intercomunicadores con nuestros amigos que nos acompañan, tener un botiquín de primeros auxilios, llevar fármacos necesarios como antialergicos, antiinflamatorios y anestésicos entre tantos más. En síntesis son deportes de mucha naturaleza pero que requieren su inversión y equipamiento necesario antes de salir, debido a que sólo de esa forma vamos a evitar pasar un mal trago y un paseo por demás traumático, para nunca mas volver.
Por eso mejor ir bien preparado y repetir muchas salidas, que ir a la deriva y con el riesgo de no volver nunca más. Suena chocante pero la verdad nunca duele.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails