28.7.09

¿Es rezar un tratamiento médico eficaz?

Navegando por la web encontré este articulo que me pareció bastante interesante para citarlo en mi blog, con un amplio margen de debate y gran diversidad de opiniones. Dicho tema lo encontre en el excelentísimo blog de Rehabilitacion basada en la Evidencia, él cual a través de un link me direccionó hacia el articulo completo del cual extraigo algunas partes para que ustedes puedan leer. El que quiera leer el articulo completo se encuentra haciendo click aquí.
"No es sorprendente que los creyentes confíen en sus oraciones como método fiable para sanar sus enfermedades o las de otras personas, para que llueva o para que les toque la lotería. Pero desde luego resulta más sorprendente que la medicina académica, la que presume de utilizar el método científico, se tome en serio tales métodos hasta el punto de realizar y publicar estudios científicos para evaluar su eficacia. Y ahí van varias muestras:

Un muy reciente artículo de revisión, publicado este mes de junio en la revista Annals of Internal Medicine revisa la eficacia de los métodos de “sanar a distancia”, entre los que incluye prácticas como la oración, la curación psíquica o mental, el toque terapéutico o la curación espiritual. La revisión incluye sólo estudios de cierta calidad metodológica, en los que se hayan empleado asignación aleatoria, control con placebo u otros métodos adecuados de control, hayan sido publicados en revistas con sistemas de revisión por pares, etc.

Aunque pueda parecer mentira, consiguen encontrar 23 ensayos clínicos que cumplen dichas condiciones, de los que 5 se refieren concretamente al uso de la oración como método curativo. El caso es que se concluye que en un 57% de los estudios se observó un efecto beneficioso de alguna de estas prácticas, aunque al mismo tiempo se plantea prudentemente que hacen falta más estudios.

Los cinco estudios revisados sobre el efecto de la oración como método de curación a distancia utilizaban variaciones de lo que los autores llaman intercesión mediante la oración, técnica en la que un grupo de personas reza por los pacientes (no es posible controlar si los pacientes, además rezan para sí mismos.) También se resaltan las cualificaciones necesarias para ser un “rezador” eficaz, incluyendo “una vida cristiana activa, práctica de oración devota diaria y participación activa en la iglesia local”. En un estudio la acreditación como “orante” se obtenía mediante el acuerdo con la siguiente declaración: “creo en Dios. Creo que es personal, y que se preocupa por la vida de las personas individuales. También creo en que responde a las plegarias de los que rezan por las personas enfermas”. En todos los estudios las personas que rezaban no tenían ningún contacto físico ni cara a cara con las personas por las que rezaban. El contenido de los rezos era bastante explícito en algunos estudios en los que los intercesores tenían que rezar por “la rápida recuperación sin complicaciones, y cualquier otra cosa que les pareciera apropiada…”.

De los cinco estudios, en tres no se encontró efecto alguno, y en dos aparecía un efecto significativo.

En la discusión, los autores dividen los posibles mecanismos por los que los rezos podrían actuar en dos tipos: naturales y sobrenaturales.

Las explicaciones naturales apelan a la existencia de posibles "fuerzas" generadas por el “orante” y recibidas de alguna manera por el paciente. En cuanto a los mecanismos sobrenaturales dicen que, por definición, no pueden ser discutidos científicamente. En cualquier caso, insisten en que el estudio está diseñado para explorar un fenómeno y no sus mecanismos y que el hecho de que no pueda aventurarse una explicación no invalida la existencia de un fenómeno.

Por nuestra parte, decir que nos apuntamos más a la hipótesis natural de las "fuerzas", por peregrina que sea, porque denotaría una falta de sensibilidad terrible por parte de Dios responder solamente a los que le rezan e ignorar a los demás. Aplicar el vulgar principio de "el que no llora no mama" nos parece algo indigno de Él. Por otro lado, hay que añadir que los próximos investigadores que quieran replicar el estudio van a encontrase con nuevos dilemas éticos ya que al existir dos estudios previos con un efecto positivo de los rezos cabe plantearse, por ejemplo, si es ético utilizar un grupo control.

Finalmente, incluso en los mejores estudios, la evidencia de una asociación entre religión, espiritualidad y salud es débil e inconsistente. Una revista médica de gran difusión como Lancet publicaba en febrero de 1999 un artículo en que se analizaba esta relación, concluyendo de forma harto prudente que con los datos de que se dispone es prematuro promover la fe y la religión como tratamientos médicos. Esto no niega por supuesto el hecho de que la religión y la fe aporta consuelo y alivio a las personas religiosas enfermas y a sus familiares. En ese sentido nadie puede poner objeciones a la búsqueda de alivio en la fe religiosa por parte de una persona enferma. Sin embargo pueden considerarse injustificadas las afirmaciones que relacionan la actividad religiosa con una mejor salud, o viceversa, que la fe insuficiente trae la enfermedad."
Texto hecho por los autores :
José J Uriarte Uriarte, Juan Medrano Albéniz, Pablo Malo Ocejo

Psiquiatras. Txori-Herri Medical Association. Vizcaya

Este es un tema que tiene bastante madera por cortar, en los tiempos que corren y frente a los avances médicos basados en la evidencia y de continuas pruebas las cuales demuestran la efectividad de las mismas mas allá de lo sobrenatural, resulta difícil no subestimar a la religión, pero en realidad... hay que subestimarla?? Creo que es un tema muy subjetivo, esta en la fé y en las creencias de cada uno. Es sumamente complejo encontrar un número guión que sirva como resultado matemático para todas las ecuaciones que este tema reparte.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails